Evitar errores al hacer tu página web

Evitar errores al hacer tu página web

Estructura tu idea

Un típico error de principiante es elegir una plantilla (o peor aún, comprarla) sin saber nada de sus limitaciones. A ver, ¿empezarías a construir una casa sin un plano? Seguramente no.
Te recomendamos que te pares a pensar seriamente sobre lo que necesitarás para tu página web. Empieza por lo básico y vete añadiendo detalles paso a paso. Te ayudará hacerte estas preguntas:
¿Qué páginas me hacen falta? Estos son algunos ejemplos habituales: página de inicio, sobre nosotros, contacto, blog, páginas de productos, preguntas frecuentes, página landing, etc.
Otra posibilidad es que crees una web de una sola página. En este tipo de webs, lo que normalmente serían diferentes páginas se combinan formando secciones en una única página. La experiencia de los usuarios con estas webs puede ser muy buena, ya que necesitan hacer menos clics, pero solo la aconsejamos si no tienes mucha información, para que no haya que desplazarse mucho con el ratón.
Una vez que tengas toda la estructura, te será mucho más fácil elegir la plataforma y la plantilla adecuadas. La mayoría de las tiendas de plantillas tienen en sus web simulaciones de cómo funcionaría cada plantilla. Compara los diseños con los requisitos de tu lista. ¿Tienen todos los elementos que necesitas? Si no es así, ponte en contacto con el desarrollador o juega con la versión de prueba de la plantilla. Algunas veces, también es posible añadir nuevas funcionalidades introduciendo líneas de código.

¡Evita estos errores habituales de diseño! Las 4 Cs

Me ha parecido que quedaría mejor si los 4 puntos empezaban por la misma letra. Pero también es un truco que ayuda a recordar las cosas, así que de alguna manera es una buena decisión de diseño, ¿no? Estas son las 4 Cs de los errores de diseño:

Complejidad

¡Hazlo fácil! Créeme, esto suena más fácil de lo que es. Diseñar bien no consiste en conseguir una página web bonita. Tiene que resolver un problema. Sé sincero contigo: ¿Es fácil navegar por la web o hay que ir picando en demasiados enlaces?, ¿hay demasiados campos obligatorios en el formulario de suscripción?
Escuchar la opinión de los usuarios es una manera excelente de ir mejorando. Utiliza además la información de tu página web que tengas disponible. Hay herramientas, como Google Analytics, que pueden ayudarte a saber cómo se comportan los usuarios, y así mejorar tus contenidos.

Coherencia

Asegúrate de utilizar la misma gama de colores, estructura de fuentes y estilo en toda la página web. Si empiezas a mezclar, tu página web parecerá una colcha de patchwork mal hecha. Dicho de otra manera: no parecerá profesional. Una guía de estilo puede ayudarte mucho, especialmente si en el proyecto están trabajando varias personas.

Concreción

Algo que veo a menudo, especialmente en proyectos personales, es que hay demasiado texto en la página de inicio. Este no es el sitio para escribir en detalle sobre tu motivación o tu experiencia. El objetivo es que el usuario pueda ver rápidamente de qué va la web y qué puede conseguir con ella. Utiliza palabras claves en los títulos que capturen la atención de la gente que pase por tu página web. Recuerda que, si no encuentran rápidamente la información que quieren, la irán a buscar a otro sitio.

Claridad

Este punto está muy relacionado con la complejidad: menos es más, al menos la mayor parte del tiempo. Con el término “complejidad” nos referíamos sobre todo a la dificultad, mientras que con “claridad” hablamos sobre todo del diseño. El contenido no debe estar apelotonado, deja suficiente espacio en blanco para que “respire”. Así será más fácil navegar por tu web.

Algunas ideas sobre colores, fuentes e imágenes

Aunque hemos dicho al principio que el diseño web no consiste solo en elegir colores, fuentes y fotografías bonitos, eso no quiere decir que estos elementos no sigan siendo muy importantes. De hecho, pueden ayudar a tu diseño o, al contrario, destrozarlo. Como regla general, menos es más. Esto quiere decir que no deberías utilizar demasiados colores, tipografías ni imágenes diferentes. Esto podría dar un aspecto muy caótico y sobrecargado a tu página web, además de hacer que cargue despacio. Te damos algunos consejos muy básicos, sin entrar mucho en detalle:
Image